Crowdsourcing, la modalidad de trabajo sin vuelta atrás

El sector TI en Chile enfrenta un déficit anual de 6.000 profesionales, desafío no menor en una industria con extraordinaria velocidad y potencialidad de crecimiento. Si esa es la noticia pesimista, la buena es que actualmente las empresas tienen la solución a mano con la modalidad del crowdsourcing, tendencia que no tendrá vuelta atrás.

 

Crowdsourcing se puede definir como la convocatoria abierta y flexible que una organización realiza a un grupo indeterminado de personas, para que desarrollen un proyecto en particular, den soluciones a problemas complejos o aporten nuevas ideas o visiones.

 

Según explica Harold Gómez, Agile Coach de Kibernum, que cuenta con un equipo de profesionales en modalidad crowdsourcing de México, India, Colombia, Argentina y Chile, la adopción de este sistema presenta muchas ventajas, entre ellas: “acceder a talento ilimitado a nivel mundial, con mejoras en la productividad y rapidez, en la medida que el trabajo es por proyecto y el profesional sólo se dedica a eso; flexibilidad, escalabilidad y ahorro de costos, ya que se pueden optimizar puestos de trabajo”.

 

También, a través del crowdsourcing se llega a perfiles tecnológicos escasos y a múltiples experiencias, difíciles de encontrar en el país. Los profesionales que se encuentran a través de crowdsourcing están enfocados a terminar proyectos, son dedicados y generalmente están predispuestos a aprender y mejorar.

 

A juicio de Gómez “esta modalidad ha ido creciendo en forma paulatina y en conjunto con otros sistemas que siguen la línea de la flexibilidad y escalabilidad como son el teletrabajo y el online staffing. Según cifras entregadas por diferentes plataformas internacionales de Online Staffing como Nubelo y Workana, solo el 6% de los trabajadores freelancers a nivel mundial corresponden a Latinoamérica, cifra liderada por Argentina y Brasil”.

 

En el caso de Chile, si bien no hay estadísticas formales al respecto, se ha visto esta tendencia con más fuerza en el mundo de los emprendimientos y StartUps de la industria TI, extendiéndose al sector de las artes, el cinematográfico y la ciencia.

 

Al comentar la experiencia en crowdsourcing de Kibernum Harold Gomez manifiesta: “desde diciembre de 2014 que estamos desarrollado proyectos con profesionales freelancers, con buenos resultados. Se crearon proyectos de desarrollo de software con variadas tecnologías, con componentes de diseño gráfico y programación. En todos los casos el resultado fue exitoso. Trabajar con esta modalidad en Chile y otros países ha significado a Kibernum abrir una puerta de valor a los clientes, ya que sus miradas permiten inyectar mayor innovación a los proyectos”.