¿Te sumas a la Hora del Código?

¿Te sumas a la Hora del Código?

La “Hora del Código” es una campaña mundial para acercar la tecnología y la programación a cualquier persona, por alejada que esta pueda estar de este mundo.  Consiste en aprender, a través de videos online y con una introducción de una hora, conceptos básicos de “Programación Computacional” de manera fácil y entretenida.

 

Millones de personas participan en este programa en más de 180 países y nuestro país se sumó este año del 5 al 11 de octubre con eventos y actividades en los que se celebró la importancia de la programación.

 

En Chile el esfuerzo para hacer posible la “Hora del Código” es coordinado por Kodea, una fundación sin fines de lucro que, al igual que todas las instituciones que colaboran en la campaña, busca poner el tema de la programación computacional en la agenda pública y privada.

 

Para acceder a  la “Hora del Código” (“Hour of Code” en inglés)  no se necesita experiencia y es para personas entre 4 y 104 años, como bien indican en su web (www.horadelcodigo.cl).

 

Mónica Retamal, Directora Ejecutiva de Kodea explica que “se trata de una iniciativa para desmitificar el ‘código’ como algo difícil y demostrar que cualquiera puede aprender lo básico en poco tiempo. El objetivo es acercar la programación a las personas y que valoren la importancia de aprender no sólo a consumir tecnología sino que a crearla. La programación en realidad es aprender un lenguaje, el lenguaje de las computadoras, y una vez aprendido, te da una competencia básica para moverse en la economía digital”.

 

Es una realidad bien conocida que existe una escasez enorme de desarrolladores en todos los países del mundo. Millones en la industria a nivel mundial. Es por eso que en EEUU y en los países del norte de Europa están enfocando mucho más la educación hacia que el desarrollo de software sea parte de la cultura infantil. “No sabemos cuáles serán las carreras del futuro, pero lo que sí sabemos es que todas estarán vinculadas de alguna manera con la tecnología y la innovación. Esto no está sólo orientado a tener más gente para trabajar en la industria tecnológica. No les enseñamos a los niños a escribir para formar más escritores, sino porque consideramos que es un aprendizaje clave para desenvolverse en el mundo que lo rodea, con la programación pasa lo mismo”, indica Mónica Retamal.

 

Se espera que en los próximos años sigamos en déficit de programadores y personas bien capacitadas para aportar a la era digital. “Lamentablemente en Chile la programación es una carrera que va a la baja y esto hay que remediarlo, explicando y dando a conocer las oportunidades y los desafíos que existen”, enfatizó la Directora Ejecutiva de Kodea.

 

La “Hora del Código” ha desarrollado toda una serie de materiales y juegos para ayudar niños y mayores a iniciarse en este camino: podemos guiar un Angry Birds hasta atrapar al cerdito, programar un robot para lograr su objetivo, iniciarnos en lenguajes más formales como JavaScript o Python o dar los primeros pasos con Scratch.

 

Nos sumamos a la hora del código

 

Han sido varias las empresas tecnológicas entre ellas Kibernum, las que se han sumado a este proyecto dando su apoyo.  Además Kibernum, por su lado, preparó su propia versión de la Hora del Código entre los días 5 al 11 de octubre, en la que en el intervalo de una hora, se enseñó a profesionales no informáticos, estudiantes de colegios particulares subvencionados y también a niños de la población Santa Adriana, a acercarse a la programación de forma entretenida y sencilla.