Stella Rudloff, Directora de la Fábrica de Mantención de SEGA: Canto lírico en la sangre

Stella Rudloff, Directora de la Fábrica de Mantención de SEGA: Canto lírico en la sangre

Hace más de 20 años, Stella Rudloff, Directora de la Fábrica de Mantención de SEGA (Servicio de Gestión de Aplicaciones, creado en 2008 para atender las necesidades de Banco Estado) era una persona tímida e introvertida. Pero desde que comenzó a practicar el canto lírico eso cambió y hoy, a los 62 años, puede desenvolverse con holgura en todos los escenarios: cuando canta ante un grupo de personas, cuando debe dirigir equipos y cuando comparte con su familia.

Desde que ingresó a Kibernum, en 2011, Stella ha podido demostrar no sólo el talento que la llevó a cantar en el aniversario número 20 de nuestra empresa y en lugares como el Teatro Municipal y Villa Grimaldi; sino también las diferentes competencias que ha adquirido practicando esta disciplina, como el liderazgo y la creatividad.

“En el canto lírico te paras solo en un escenario y tienes una única oportunidad. Así aprendes a que esa oportunidad tiene que salir bien a la primera, algo que también comienzas a aplicar en el trabajo”, dice Stella. Y agrega que “practicando esta actividad entras en un equilibrio y eso hace que seas un poco más feliz en el trabajo, porque lo entiendes de otra manera, porque te vuelves más sensible, porque lo disfrutas”.

En 2012, la Directora de la Fábrica de la Mantención de SEGA, decidió invitar a otros profesionales de Kibernum a mostrar sus talentos musicales. Fue así como impulsó la creación de un grupo de alrededor de 10 personas para cantar cueca los días previos al 18 de septiembre, algo que más tarde hizo también para Navidad, con el canto de villancicos. El éxito fue tal que hoy se reúnen cada año para conmemorar estas y otras fiestas, como el Día de la Mujer.

“Yo entusiasmo a los colaboradores a que muestren sus talentos y aunque tenemos todo el apoyo de Recursos Humanos, aún nos falta organización. Lo que queremos es generar un espacio de arte, quizá llamado KiberArt, que nos permita tener un lugar para reunirnos una o dos veces al mes, en donde todos tengan cabida: pintores, fotógrafos, músicos y todos los colaboradores que practiquen alguna disciplina artística”, comenta.

Junto con el canto lírico, Stella también practica guitarra, piano y compone música hace más de un año. Solo en los últimos 18 meses ha creado alrededor de 20 canciones, que espera ir revelando poco a poco al interior de Kibernum.