Metodologías ágiles, una herramienta útil más allá del desarrollo de software

Metodologías ágiles, una herramienta útil más allá del desarrollo de software

prediccion-lat

Cada vez son más las empresas que apuestan por las metodologías ágiles y sin embargo, se trata de un concepto poco extendido en nuestro país. No obstante, en la coyuntura actual donde existen mercados altamente competitivos, las empresas necesitan implementar procedimientos que les permitan entregar productos de calidad con los costos y tiempos comprometidos.

La utilización de metodologías ágiles en el desarrollo de software está ampliamente documentada. El uso de Scrum, proceso en el que se aplican de manera regular un conjunto de buenas prácticas para trabajar colaborativamente en equipo y obtener el mejor resultado posible de un proyecto, combinado con XP, actualmente es utilizado en muchísimas empresas del mundo informático.

 

 

Harold Gómez, Ingeniero de Negocios de Kibernum, señala que “el éxito de estas metodologías radica en que al realizar ciclos cortos de desarrollo con un foco en el valor entregado al cliente permite responder mejor ante los cambios”.

 

Donde más se usan las metodologías ágiles es en el desarrollo de software, cuyo origen está en la industria manufacturera. En la década del 60, Toyota comenzó a utilizar un proceso de manufactura que desencadena el modelo de gestión Lean Manufacturing, el cual a su vez es parte de la génesis de la metodología Lean Startup, utilizado para gestionar nuevos negocios, y el cual se implementó principalmente en empresas de tecnología, pero también en restaurantes, medicina y hasta en las artes.

Scrum se utiliza principalmente para el manejo de proyectos. Y esos proyectos pueden ser de construcción, mecánica, ventas e incluso educación.

Para visualizar su utilización, Harold Gomez presenta los siguientes ejemplos:

 

 

  • Scrum en la educación (Ver: eduScrum) En Holanda se adaptó Scrum para ser utilizado en el entorno educativo. Los alumnos forman equipos auto-organizados y multidisciplinares. Los equipos buscan la mejor forma de llevar a cabo su trabajo, en lugar de ser dirigidos por un profesor. El equipo es responsable de sus propios resultados y sus integrantes se apoyan entre sí compartiendo sus habilidades y cualidades personales. Además, se fomenta la cooperación entre los equipos de estudiantes, no la competencia, lo que mejora el trabajo en equipo, la creatividad y la productividad de la clase. Los resultados de sus trabajos se realiza de forma iterativa e incremental, tal como en un proyecto de software.

 

  • Scrum en la familia. (Ver Ted talk Agile programing for your family) Bruce Feiler nos cuenta cómo la introducción de simples técnicas ágiles como una retrospectiva o un kanban, nos permite tener más control y disfrutar más de la rutinas familiares. Imaginen el poder tener un kanban en donde nuestros hijos indiquen qué tareas de la casa han realizado, qué han estudiado, qué pruebas vienen. Visualicen el poder de sentarse una vez a la semana, toda la familia y conversar sobre qué fue bien en esa semana y de cómo pueden mejorar.

 

  • Agile marketing (Ver: Agile Marketing) Agile marketing se inspira en el desarrollo ágil. Incluso tiene sus principios adaptados de los principios de agilidad. Se trata de un proceso iterativo, de pequeños experimentos de marketing que permiten reaccionar y cambiar de acuerdo a las condiciones del mercado.

 

La agilidad no está limitada al desarrollo de software, porque es más bien una filosofía de trabajo, una forma en la que nos podemos centrar en la meta a través de dar pequeños pasos y mejorar continuamente.