Maximiliano Cofré: arte musical a flor de piel

Maximiliano Cofré: arte musical a flor de piel

Desde pequeño cantaba en reuniones sociales y familiares, y con el tiempo fue perfeccionando esta cualidad y sumando otros talentos. Hoy, además de cantar, toca guitarra, escribe poemas, compone canciones y musicaliza lecturas bíblicas.

Maximiliano Cofré tiene 66 años y es Gestor de Aplicaciones de Sega (Servicio de Gestión de Aplicaciones Kibernum) de Banco Estado. Recuerda que la primera vez que cantó en público “fue para el matrimonio de mi hermana, cuando tenía ocho o nueve años; mi papá me lo pidió y, en esa época, un niño no podía negarse a los deseos de su padre como ahora, de tal forma que tuve que salir a cantar delante de los invitados. Así fue como comencé a perder el pánico escénico”.

Agrega que luego, a los 18 años, “mi hermana me regaló una guitarra y aprendí a tocarla por mi cuenta, con la ayuda de una revista que se vendía en esos años y que traía canciones con sus respectivos acordes. Con el correr del tiempo, mi relación con ella se ha perfeccionado de manera tal que por estos días, a donde quiera que vaya, voy con mi guitarra”, dice.

En paralelo, se interesó por escribir canciones y poemas, ya que admira a Gustavo Adolfo Becker y ha musicalizado varias de sus rimas. A principios de los 90 y tras el fallecimiento de su padre, Maximiliano se acercó a la Iglesia y empezó a componer melodías para los salmos que se leen durante las misas.

En ese momento, rememora, “mi facilidad para hacer melodías se afianzó aún más y un día me di cuenta, con asombro, que había musicalizado cerca de 100 salmos. Siento que soy un instrumento de Dios, porque sólo estoy poniendo a su servicio los dones que él me dio”.

A la fecha, Maximiliano ha compuesto alrededor de 40 canciones de todos los estilos-románticas, divertidas, fraternales-, siendo las más apreciadas las dedicadas a cada una de sus tres hijas y a su nieta, a través de la cual narra lo que fue para él su nacimiento en Barcelona. Actualmente está escribiendo una cueca para su nieto que en septiembre cumplirá su primer año de vida.

En Kibernun, el Gestor de Aplicaciones de Sega participa activamente en el grupo musical que hace un tiempo se creó para amenizar las reuniones de camaradería que se realizan en la empresa durante Fiestas Patrias y Navidad.

“Me gusta entretener a la gente y eso trato de hacer cuando se presentan estas instancias en la empresa”, expresa. Y comenta que le gustaría que sus compañeros de trabajo aprovecharan mejor esos momentos para salir de la rutina y distraerse.

“Yo sé que lo que uno hace no tiene por qué agradarle a todo el mundo, pero me gustaría que mis compañeros aprovecharan más esos minutos y entendieran que son una gran oportunidad para entretenerse y pasar un rato agradable”, dice.