Luis Labbé: “Vivo los valores que aprendí en el fútbol en todas las instancias de mi vida”

Luis Labbé: “Vivo los valores que aprendí en el fútbol en todas las instancias de mi vida”

talento-abril

“Es algo que no se puede explicar, cuando uno tiene una pasión, te mueven las emociones, tanto así, que mi ánimo los lunes tendrá directa relación con cómo le fue a mi equipo el fin de semana”. De esta manera, Luis Labbé, especialista metodológico de nuestra compañía, intenta explicar lo que para muchos puede ser inexplicable: su pasión por el fútbol.

Criado en Melipilla, ciudad de su familia y de su infancia, conoció el deporte del balón pié desde muy pequeño. Su padre lo llevó a escuelas de fútbol desde que tenía 5 años y desde ahí no paró más. “Mi viejo me inculcó este deporte desde que tengo uso de razón y la pasión por del equipo del que soy un fanático, no un simpatizante, sino un fanático, la Universidad de Chile”.

Jugó en escuelas de fútbol desde pequeño, incluso estuvo en las divisiones inferiores de Deportes Melipilla. Cuándo tuvo que optar por los estudios superiores, Luis se dispuso a estudiar Ingeniería en Ejecución Informática, sin embargo, nunca dejó el deporte de lado; tal como lo hace ahora, viaja todos los fines de semana a jugar a Melipilla. Hace 6 años y con el objetivo de hacerlo de manera organizada, fundó junto a un amigo el equipo Universitario Melipilla con el que juega todos los sábados en la llamada Liga de la Amistad.

Sin embargo, no todo es pasión inexplicable y vibrar en la cancha, sino que también, para Luis, el fútbol ha sido una verdadera escuela de vida donde ha logrado conocer y practicar diversos valores que aplica en todos los ámbitos de su vida.

“Los valores que te inculcan siendo parte de un equipo te sirven para todas las instancias de la vida; la responsabilidad, el compromiso, la lealtad y por su puesto la amistad. Yo soy uno de los formadores y quien lleva la dirección del equipo y no puedo faltar a ningún partido. Los jugadores son lo primordial para que un equipo exista y por eso hay que motivarlos cumpliendo cada fin de semana dando el ejemplo”.

Otra faceta que está viviendo con el fútbol, es la de ser entrenador. Luis es uno de los de mayor edad del equipo, por lo que feliz ha ido aceptando su nuevo rol. “Esto de dirigir ha sido toda una enseñanza, hay que ser una persona directa, consecuente con el discurso que uno da y exige”.

“Me gusta mucho esta etapa, pero no es fácil, hay que hacerse respetar, hay que ganarse al grupo. Se debe hacer valer la palabra, sin pasar a llevar a los jugadores, pero al final la directriz del entrenador es la que vale. Hay que trabajar con mucho respeto por las personas que uno dirige  ”, destaca.

Este mismo carácter es el que Luis lleva consigo a todas partes y que le ha servido mucho para desenvolverse en el mundo laboral, “en Kibernum, me tocan muchas reuniones en dependencias de clientes y ahí hay que saber relacionarse muy bien con las personas, lograr que entiendan lo que quieres decir, escuchar, ceder, pero también exigir”.

“Ser futbolista, concluye Luis Labbé, me sirvió mucho y ahora ser entrenador también, esto te da carácter y eso se complementa con la pega que uno hace diariamente como ir a reuniones y trabajar con clientes. El respeto que logro como entrenador, lo trato de ganar con mis compañeros de trabajo y con los clientes. Es un trabajo de mucho contacto con las personas, por eso, el respeto por el otro es fundamental”.