Estonia se transforma en el país símbolo de la apertura a la tecnología con Blockchain

Kibernum Chile > Noticias  > Estonia se transforma en el país símbolo de la apertura a la tecnología con Blockchain

Estonia se transforma en el país símbolo de la apertura a la tecnología con Blockchain

Estonia es un país espectacular. Qué duda cabe. Cultura, historia, postura abierta a los desafíos de la globalización y de la revolución digital. Su apertura a la tecnología tanto de parte del gobierno como de sus ciudadanos hace de este país un buen destino para que aterricen las nuevas tecnologías.

 

Por supuesto que no hay que desconocer que es un país pequeño y por ende más manejable, pero tal vez más que esa condición lo que le permite a Estonia ser la primera e-nación es que no le teme a los avances.

 

Qué quiero decir con esto. Que no es sorpresa que Estonia esté realizando un viaje digital de la mano de Blockchain; porque ellos partieron antes. Su postura de ser abiertos a adoptar nuevas tecnologías llevaron al país en 2001 a diseñar una verdadera columna vertebral de sistemas informáticos en el gobierno; un cross road que se transforma al poco tiempo en un Datawarehouse estatal. De esta forma, 10 años después, tenían una base desarrollada y moderna que entendía y conversaba bien con el potencial de Blockchain.

 

En este sentido, tener un estado digital como base es importante y en Chile tenemos esas bases instaladas. Sin ir más lejos, el Servicio de Impuestos Internos chileno es el más avanzado del mundo. Chile es el país donde más contribuyentes declaran sus impuestos vía internet.

 

Qué nos falta es la pregunta que se hacen muchos, sobre todo con una banca nacional moderna que puede tirar este carro tecnológico. Nos falta un mayor pronunciamiento de los reguladores. Chile está aún como espectador pasivo de las potencialidades de Blockchain.

 

La buena noticia es que en la vereda del frente, las start up y empresas Fintech nacionales tienen mucho interés por implementar nuevas tecnologías y monedas digitales. Hay algo de reticencia en algunos que ven en esta tecnología una amenaza; sin embargo el nivel de seguridad y transparencia que habilita es un punto a favor muy positivo.

 

Hace cuatro meses, Kibernum, desplegó todo su interés y capacidad en esta tecnología a través del Kibernum Blockchain Summit. Desde ese momento hemos tendido puentes, abierto muchas conversaciones que están generando pruebas de concepto y pilotos en torno a Blockchain. Si estos puentes comienzan a conectar carreteras estaremos en presencia de un buen síntoma de mayor apertura como la apertura de Estonia e iniciaremos el viaje digital que Chile también ha emprendido en esta parte del mundo.

 

Marko Knezovic

 

 

 

 

 

 

 

Marko Knezovic, Gerente de Operaciones