Empresa digital: Desafíos, realidad y los factores no tecnológicos de la transformación digital

Kibernum Chile > Noticias  > Empresa digital: Desafíos, realidad y los factores no tecnológicos de la transformación digital
Empresa digital

Empresa digital: Desafíos, realidad y los factores no tecnológicos de la transformación digital

En cualquier industria, empresas de todos los tamaños utilizan las tecnologías de la información para enfrentar el actual escenario de alta competitividad. La digitalización de procesos, productos, servicios y de la organización misma es inexorable y promueve un tipo de empresa de la que será imposible restarse: la empresa digital.

 

Ad portas de celebrar los 50 años de la revolución digital, ésta no deja de sorprendernos y aún más, de cambiar la forma en que venimos haciendo las cosas. Si a los computadores personales les siguieron las consolas de video juegos y posteriormente los smartphones y a la comunicación: internet y las redes sociales; a las empresas también les llegó la hora de transformarse.

 

La inevitable digitalización, el comercio electrónico y las tecnologías disruptivas llevan a las organizaciones a definir un modelo que impacte en su operación, desarrollando nuevas capacidades y conocimientos, nuevos procesos de evaluación de resultados e incentivos para los colaboradores en toda la compañía.

 

Ante esta dinámica, Marcelo Solari, Gerente Comercial de Kibernum explica que

“la empresa hoy debe entenderse como parte de un ecosistema dinámico de valor que conecta recursos digitales dentro y fuera de la empresa y es capaz de ofrecer una experiencia al cliente”.

 

Existen varias maneras de ver el hecho de ser digital como empresa, tales como estar en redes sociales y tener páginas web, o introducir dentro la cadena de valor tecnología que ayude a digitalizar la operación, sin embargo en un artículo publicado por Mckinsey de julio de 2015 titulado what digital really means, los analistas explican que hay tres atributos que se manejan para que una empresa sea digital: crear valor en nuevas fronteras; crear valor en el negocio y construir capacidades.

 

Estos tres atributos traen consigo algunos replanteamientos, ya que crear valor en nuevas fronteras implica evaluar la manera en que se están haciendo negocios y entender en donde se encuentran esas nuevas fronteras de valor, considerando los cambios que ha tenido la toma de decisiones del consumidor o usuario. Mientras tanto, crear valor en el negocio debe estar enfocado en mejorar la experiencia de ese consumidor, lo que se logra construyendo capacidades dentro de la empresa tanto tecnológicas como procesos organizacionales que entreguen agilidad y rapidez a la respuesta de la empresa.

 

“Lo que nos dice Mckinsey con esto es que no se trata sólo de tecnología, sino de la forma de hacer las cosas, por lo tanto es la experiencia lo que prima. Si nos preguntamos qué es el mundo digital, respondemos: hiperconectividad, internet de las cosas, wearables; pero es la experiencia de subirnos al auto y que esté conectado al celular y por lo tanto llamar a la casa por voz o salir del aeropuerto llamar al ejecutivo del banco y firmar un crédito vía el Smartphone es lo que cuenta. La empresa digital, esa que crea valor en el negocio, mejora y potencia la experiencia del consumidor”, explica Marcelo Solari.

 

En lo que muchos concuerdan es que la tecnología cambió el comportamiento del consumidor y del colaborador de una organización. Según Solari, hoy la tecnología es relevante, pero es más importante la visión de lo que hacemos con ella: la proporción es 20% tecnología y 80% estrategia: tanto del negocio como con las personas.

 

Lev Manovich, autor de libros sobre la teoría de los nuevos medios, profesor de Ciencias de la Computación en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, argumenta en su libro “Software takes command” (Bloomsbury, 2013) que la digitalización es un proceso de hibridación entre aplicaciones tecnológicas y estructuras empresariales. ¿Cómo afecta este fenómeno a la empresa? O más bien dicho, ¿cómo enfrenta la empresa la era de la digitalización?

Cuadro Transformación digital empresas

Competencias del CEO en la empresa digital.

 

El CEO, como líder llamado a enfrentar un cambio transversal necesita desarrollar ocho competencias digitales principales para llevar con éxito la transformación digital:

 

  • 1. CONOCIMIENTO DIGITAL
    Tener un entendimiento profundo del entorno digital y de la naturaleza, el rol y las oportunidades generadas en este ámbito. Esta habilidad es propia de estructuras y equipos que asumen los valores de la horizontalidad, la innovación abierta, la colaboración y la inteligencia colectiva como elementos clave de su ADN organizacional.

 

  • 2. GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN
    Habilidad de encontrar organizar y compartir información en contextos digitales para elaborar las directrices estratégicas de negocio con una perspectiva integral que tenga en cuenta las posibilidades y las ventajas competitivas que aporta la mirada digital, así como para garantizar una buena gestión de la información corporativa y de perfil profesional propio dentro y fuera de la empresa.

 

  • 3. COMUNICACIÓN DIGITAL
    Una comunicación que debe ser permanente, relevante, pertinente y distribuida para cada uno de los públicos a los que se dirige, lo que además implica gestionar la propia marca en redes sociales.

 

  • 4. TRABAJO EN RED
    Se refiere a la colaboración y cooperación en entornos digitales y está directamente relacionada con la habilidad de comunicar digitalmente. Esta habilidad potencia la tradicional competencia de trabajo en equipo e implica ser capaz de conectarse, compartir, crear y construir conocimiento de forma colaborativa.

 

  • 5. APRENDIZAJE CONTINUO
    Saber gestionar su aprendizaje de manera autónoma, conocer y utilizar recursos digitales y participar de comunidades de aprendizaje. Además, es el responsable de la orientación estratégica de los programas e iniciativas para el desarrollo y aprendizaje continuo de sus empleados.

 

  • 6. VISIÓN ESTRATÉGICA
    Tener en cuenta cómo las redes sociales, los dispositivos móviles, los volúmenes de información disponible y las lógicas colaborativas pueden mejorar los productos, las ventas y los resultados. Es crucial que el CEO entienda como la tecnología ayuda a conducir el crecimiento cambiando la forma de actuar en los mercados.

 

  • 7. LIDERAZGO EN RED
    El líder empresarial debe ser también un líder en red, es decir, llevar la delantera en los entornos digitales y liderar equipos en red. Esto facilita la detección, desarrollo y potenciar capacidades entre los miembros del equipo y exige ser innovador y asumir riesgos calculados en relación a la apuesta por nuevas tecnologías.

 

  • 8. ORIENTACIÓN AL CLIENTE
    Capacidad de entender, comprender, saber interactuar y satisfacer las necesidades de los nuevos clientes, un consumidor cada vez más exigente que demanda respuestas y soluciones síncronas a sus problemas y que tiene una presencia activa y participativa en la red.

 

La revolución digital en plena ejecución aún no es asumida en plenitud por los líderes organizacionales. Tomar la decisión de la transformación digital implica una dimensión humana y no sólo tecnológica. Esta última habilita la optimización de procesos, pero es necesario prepararse para adoptar los cambios culturales que la incorporación de lo digital supone.