El futuro de las aplicaciones empresariales

El futuro de las aplicaciones empresariales

El mundo actual de los negocios tiene dos rasgos muy particulares: la alta velocidad del cambio y el impulso del software. Esto obliga a las empresas a repensar su futuro y adecuarse a las nuevas tecnologías para ser más competitivas en el mercado.

A medida que estos programas son asimilados por los trabajadores, se convierten en un producto de la compañía. Lo importante es aprender a gestionar estas aplicaciones empresa para enfrentar inteligentemente la velocidad del cambio y no malgastar tus inversiones.

El futuro en 3 estrategias

Según un estudio de Accenture, el 87% de los ejecutivos es consciente de la importancia de las aplicaciones móviles, pero pocos están preparados para ejecutar y administrar estas apps.

¿Sabías que el software es la base para la diferenciación y la innovación? La estrategia que utilices en estas herramientas será, sin duda, tu estrategia de negocio. En síntesis, el futuro de las aplicaciones empresa se define en tres campos:

  1. Aplicaciones líquidas: migrar capacidades de negocios en forma continua marca la diferencia en la evolución de las organizaciones. Este enfoque representa un cambio respecto a las aplicaciones monolíticas, ya que se avanza hacia un mundo de componentes y módulos de servicios integrados con desarrollos a medida, ERP y SaaS. La mentalidad es “primero la nube, primero lo móvil”.
  2. Aplicaciones inteligentes: el desafío de las empresas es la generación de apps que permitan automatizar, analizar y dirigir de manera inteligente las operaciones. Esto es posible gracias al mayor procesamiento de datos, el aprendizaje automático y la computación cognitiva, lo que ayuda a tomar decisiones sobre la base de algoritmos. Incorporar la inteligencia en todos lados es clave en las relaciones B2B y B2C.
  3. Aplicaciones conectadas: para proveer nuevos servicios y defender tu posición en el mercado, es esencial abrir nuevas dimensiones de conectividad gracias a las aplicaciones. Por ejemplo, con ecosistemas integrados por partners y clientes, y con la Internet de las Cosas en expansión permanente. El software permite extender las fronteras y procesar información en todos lados.

Como vemos, las aplicaciones empresa cambian la forma de operación y crecimiento de los negocios. ¿Listo para tomar la iniciativa?