El futuro de la movilidad en Chile

El futuro de la movilidad en Chile

nota-george-grande

Lejos aún de la popularidad que alcanzan en los países con mayor penetración de Internet, los negocios online han crecido de manera significativa en los últimos años. Con usuarios hiperconectados y acostumbrados a utilizar Internet, el e-commerce camina hacia una etapa de expansión y profesionalización. Cada vez más empresas se suman a esta tendencia a la que todavía le quedan algunos temas pendientes. Analizamos junto al Gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago, George Lever, los desafíos y oportunidades de un sector que no para de crecer.

Lever plantea que ya no se habla de comercio electrónico ni de móviles “porque es algo que ya está interiorizado”. También explicó que más del 70% de la población nacional ya es usuaria de Internet, con más de 13 millones de personas conectadas,  lo que se traduce en que “casi el 100% de la demanda esté conectada”.

El comercio electrónico en Chile ya ha entrado en una fase de madurez, con tasas de alto crecimiento en los últimos años. “En esta modalidad, Chile está a punto de pasar a una nueva etapa y a una nueva magnitud, quizás duplicándose en un plazo muy corto. El ejemplo  del Cybermonday es perfecto para dejar patente que los chilenos estamos dispuestos a comprar en la red si la oferta y el estímulo es el correcto”, explica George Lever.

Aún así y pese a la mejora en cuestiones clave, como son la mayor oferta, la logística y los medios de pago, todavía quedan cuestiones que perfeccionar. “Las ventas del e-commerce en retail, por ejemplo, están en torno al 3% en Chile. En países desarrollados como Inglaterra o EEUU, en torno al 15%, como vemos queda mucho que mejorar”, enfatiza. Uno de los grandes problemas, indicó Lever además, es que menos del 5% del pequeño comercio está haciendo negocios online, versus el 100% del gran comercio.

Sin embargo, la previsión de los especialistas es  positiva y ya hablan de una próxima revolución en el e-commerce que se dará en los próximos 5 años impulsada principalmente por los dispositivos móviles, en especial por los smartphones, que ya dejaron de ser una tendencia para convertirse en una realidad. “Pensemos que de las entidades que tienen habilitadas las compras móviles, más o menos el 10 por ciento de sus ventas fue a través de este medio. Un porcentaje alto si tenemos en cuenta que hace relativamente poco, estas ventas eran cero”, explica Lever.

Los desafíos de las empresas frente a la movilidad están claros para el Gerente de Estudio de la Cámara de Comercio. “El primero es entender el rol estratégico que va a jugar lo móvil de aquí en adelante. Las oportunidades nuevas que van a existir; por ejemplo, voy a poder estar con mi cliente todo el tiempo sin resultar intrusivo porque él lo ha elegido así. Lo segundo, es desplegar plataformas potentes para móvil, que le hagan la vida fácil al usuario. Las plataformas móviles y web son y deben ser distintas, y conseguir la adecuada para móvil, es imprescindible.

El objetivo a conseguir es que si el cliente tiene ganas de comprar algo lo pueda hacer en ese mismo momento y para eso necesito una buena metodología, conectividad y una buena estrategia de compras”, puntualiza.

Rubros como el retail, y el generado por cupones y ventas de ofertas, están representando la cúspide del comercio electrónico en nuestro país, seguido de cerca por tecnología, que abarca venta de celulares o computadores, entre otros. Sin olvidarnos de alimentación, un área que está tomando fuerza.  En términos de los compradores, explicó Lever, “un 30% de los usuarios pueden ser considerados compradores activos, versus un 20% en 2006, con un gasto promedio de US$600, lo que triplica la cifra de ese año”.

El futuro del comercio electrónico es más que satisfactorio, ya no solo como algo nuevo, sino como prometedor canal por el cual las empresas se desarrollarán. Los próximos años del e-commerce parece que estarán vinculados a promover la comodidad de los usuarios y la facilidad para pagar desde cualquier dispositivo (celulares, tablets, Internet o televisión). El e-commerce tiene que evolucionar y generar nuevas estrategias que ofrezcan todavía más comodidad y seguridad a los consumidores para impulsar las ventas y promover el sector.

Según el estudio del profesor de Esade, José Luis Nueno, en 2016 el e-commerce crecerá un 50% en todo el mundo en cuanto a las ventas al detalle, logrando una cifra de 1.000 billones de dólares. Por eso, empresas y negocios de todo el mundo tienen que subirse al tren del e-commerce si es que todavía no lo han hecho.

Todo un movimiento en crecimiento que no debemos perder de vista.