Desinformación sobre las ventajas de estudiar carreras TIC estaría frenando matrículas en estos programas

Desinformación sobre las ventajas de estudiar carreras TIC estaría frenando matrículas en estos programas

De acuerdo a la Asociación Chilena de Empresas de Tecnología de Información (ACTI), el número de matriculados en carreras informáticas ha caído un 15% en los últimos dos años. Entre las razones de esta baja se encontrarían el desconocimiento que existe de la forma de trabajar de los profesionales informáticos y de las enormes oportunidades laborales que tienen.

 

Según datos de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnología de Información (ACTI), el número de matriculados en carreras ligadas a las tecnologías de información y comunicación (TIC) ha disminuido un 15% en los últimos dos años.

 

Para Marcelo Solari, gerente de Personas TI de Kibernum, una de las principales razones de esta caída es la falta de una política pública que incentive el estudio de estos programas y muestre a los jóvenes el sinfín de oportunidades laborales que pueden tener estudiando una carrera TIC.

 

“Hoy existe una gran contradicción en nuestro país. Se dice que el crecimiento económico dependerá de la capacidad de incorporar y desarrollar tecnologías que  nos permitan innovar, sin embargo, no existe un proyecto país que fomente esto. No tenemos una institucionalidad robusta que promueva, integre, potencie y desarrolle la tecnología en todos los ámbitos de nuestra vida”, asegura el experto.

 

La opinión es compartida por Rodrigo Herrera, director de la Escuela TIC de AIEP. Según el especialista, “este es un tema país que hay que solucionar. Algo ha fallado en la cadena y es que el ecosistema TIC en Chile, es decir, empresas TIC, gremios e instituciones de educación superior que dictan estas carreras, hemos hecho una labor deficitaria de difusión especialmente a nivel de colegios”.

 

De acuerdo a Herrera, existe un déficit medido en Chile y Latinoamérica que supera el 35% de profesionales, por lo que la oportunidad para quienes estudian estas carreras “es inmensa”. Sin embargo, la brecha entre oferta y demanda por estos especialistas sigue en aumento.

 

“Los salarios son muy buenos, así como las posibilidades de desarrollo, pero los colegios y potenciales alumnos no recogen el mensaje. Por ende, el sector tiene que reaccionar fuertemente, ojalá liderados por asociaciones de empresas TIC, recuperar terreno y prepararse para aumentar de manera importante las matrículas en los próximos años”, sostiene.

 

Desconocimiento

Además de la falta de un proyecto país, los expertos coinciden en que la caída de matrículas en estas carreras se debe al profundo desconocimiento que existe respecto de la manera de trabajar de los profesionales informáticos.

 

“Hay un prejuicio de que el mundo informático es sólo para programadores que hacen cosas complejas, inentendibles, que tienen que estudiar seis años, encerrados, y eso no es así”, dice Solari. “Efectivamente una variante tiene que ver con la programación, pero ésta no es sólo para productos sofisticados y complejos, y ese programador no tiene por qué estar encerrado. Hoy en día, el profesional informático es alguien que tiene impacto social en la gente, que moviliza, lidera comunidades y genera valor para otros”, afirma el gerente de Personas TI de Kibernum.

 

A esto se suma la desinformación que existe sobre la ocupación laboral y renta que puede llegar a ganar un profesional informático. De acuerdo a cifras de Kibernum, los especialistas del área tienen un 96,4% de empleabilidad en sus dos primeros años de experiencia laboral, y sueldos que promedian $5.625.000 para un Gerente TI, $1.121.000 para un Analista Programador y $700 mil para un Ingeniero en Computación e Informática durante su primer año de trabajo.

 

“Los jóvenes se asombrarían del campo laboral que dan las tecnologías y no solamente para un ingeniero, sino también para alguien que estudia redes o soporte. Pueden estudiar tecnología de punta y acceder a sueldos que yo creo que no conocen”, asegura Solari.

 

Asimismo, comentan los expertos, los alumnos desconocen las mallas curriculares de las carreras TIC, lo que estaría causando una gran deserción en el primer año de estudios, mientras en colegios municipalizados y subvencionados existen muy pocos docentes preparados para entregar conocimientos sobre esta industria.

 

“Los profesores desconocen que esta es un área en la que deben concentrar más esfuerzos con sus estudiantes y conectarse mejor a los actores externos TIC”, dice Herrera.

 

Acciones

Respecto de las acciones que debieran tomarse para revertir esta disminución en las matrículas, el director de la Escuela TIC de AIEP, cree que debe existir mayor difusión de las “bondades de las TIC”, por parte de todos los actores del ecosistema, en especial de las empresas.

 

Asimismo, agrega, “el Gobierno tiene mucho que aportar en dar continuidad a iniciativas tales como acercar a todos los docentes de Chile a las tecnologías, certificarlos de ser posible, así como fijar nuevos estándares de desarrollo en los colegios técnico profesionales, donde las áreas TIC sean seriamente consideradas”, concluye Herrera.