Conoce las ventajas de OpenLab, la plataforma de innovación abierta de Kibernum

Conoce las ventajas de OpenLab, la plataforma de innovación abierta de Kibernum

Todos los colaboradores de Kibernum sin importar su cargo, trayectoria profesional o ubicación geográfica, son capaces de aportar nuevas ideas, proyectos y contenidos que generen innovación al interior de la empresa, aumentando su competitividad en el mercado.

En este contexto, se lanzó recientemente OpenLab, la primera plataforma de Open Innovation desarrollada en nuestro país y que busca que todos los profesionales de Kibernum tengan la oportunidad de generar iniciativas que impacten positivamente en la industria TI.

El software se gestó durante cuatro meses y se acoge a los más exigentes estándares internacionales en materia de plataformas de innovación abierta, comenta Rodrigo Malachías, gestor de alianzas estratégicas de Kibernum.

“OpenLab es una herramienta democrática y meritocrática que permite a los colaboradores idear múltiples soluciones informáticas que cubran una necesidad y agreguen valor para nuestros clientes, contribuyendo de una forma distinta tanto al propio desarrollo profesional, como al crecimiento de la empresa”, explica el ejecutivo.

 

En OpenLab, los usuarios pueden subir ideas que serán comentadas por otros participantes y evaluadas por un Comité de Innovación, que decidirá el futuro de cada iniciativa. Todos los proyectos ingresados serán recepcionados y considerados, independientemente de que en la evaluación del Comité éstos queden “pendientes” (por falta de información), “congelados” (son viables de realizar pero por el momento no pueden llevarse a cabo) o “archivados” (no califican).

Quienes lleguen al final del proceso, “ganarán potencialmente una utilidad fija por la idea, sea ésta un nuevo producto, servicio o, bien, el ahorro de una operación”, dice Malachías. También estará la opción de que Kibernum adquiera esa iniciativa, según el valor de mercado.

En este camino, los profesionales ganarán además otras cosas que son intrínsecas al proceso y no necesariamente materiales, como “contar con una herramienta en donde son escuchados y valorados, tener el apoyo de mentores y coaching, y aprender nuevas habilidades de construcción de productos, servicios, desarrollo de nuevos lenguajes”, dice el ejecutivo.

 

Durante 2014, se espera que OpenLab reciba proyectos informáticos heterogéneos, que cubran distintas industrias y sean factibles de realizar. Y para 2016, la gran meta es que esas ideas impulsen una cultura de innovación abierta capaz de generar el 2% de la facturación de Kibernum.

“Aquí hay grandes directrices, pero no hay reglas. Si en los primeros seis meses tenemos al 10% de los profesionales Kibernum participando en OpenLab, ya tenemos un gran logro. Y una vez que tengamos eso, vamos fijando la meta. Por ahora, esperamos que en los próximos dos años esa cultura de innovación genere el 2% de nuestra facturación”, reafirma Malachías.

Ingresa acá  a Openlab.