Conceptos claves para el aseguramiento de calidad

Conceptos claves para el aseguramiento de calidad

El aseguramiento de calidad -QA- es por lo general un aspecto complejo en la industria TI. Tanto para el cliente que encarga un sistema, software o aplicación, como para la empresa que realiza el proyecto, conlleva habitualmente fallas y retrasos en la entrega del sistema.

 

Marko Knezovic, gerente de operaciones de Kibernum, identifica los tres factores claves, para obtener mejores resultados en cuanto a asegurar la correspondencia de una aplicación a los requerimientos del cliente: DevOps & integración continua, automatización de pruebas y el uso de metodologías ágiles.

 

  • DevOps & Integración Continua. DevOps es la práctica que se enfoca en la colaboración y comunicación entre los equipos de desarrollo y operaciones, automatizando la entrega, pruebas e implementación de software. El concepto de integración continua permite detectar los errores en las etapas iniciales de un desarrollo tecnológico y en la medida que este avanza, se suman las pruebas correspondientes a las nuevas etapas, sin dejar de testear las iniciales, nuevamente. Esto último se denomina pruebas de regresión.
  • Automatización de Pruebas. Este concepto va estrechamente ligado al anterior, pues en la práctica hace posible la integración continúa. Aunque la automatización de pruebas no se utiliza masivamente en la industria, debido al prejuicio de que es una herramienta muy costosa, esta innovación permite realizar testing durante todo el proceso de desarrollo, en un tiempo acotado.
  • Metodologías ágiles. La utilización de esta metodología en aseguramiento de calidad supone la colaboración e interacción permanente con el cliente, recibiendo su feedback durante todo el desarrollo del producto. El hecho de que el cliente se involucre desde las etapas tempranas del proceso, permite asegurar la adherencia del software.

 

Tener en cuenta los factores de automatización de pruebas, integración continua y metodologías ágiles contribuye a hacer más eficientes los tiempos de un proyecto tecnológico, acortando los ciclos de trabajo a la vez que se entrega valor al cliente en plazos breves.