¿Cómo el big data puede mejorar nuestras ciudades?

¿Cómo el big data puede mejorar nuestras ciudades?

 

El Big Data genera una nueva oportunidad de análisis de millones de datos que se almacenan diariamente, gestionando la información y transformándola en un recurso valioso para distintas empresas del sector público y privado.

Utilizando sus ya poderosas bases de datos masivas, las compañías buscan obtener mayor conocimiento sobre sus consumidores, con el fin de dirigir o enfocar de una manera más estratégica sus servicios, productos y ventas. El éxito del Big Data en Chile y alrededor del mundo ha sido tal, que su aplicación ha alcanzado nuevos horizontes. A continuación, te mostraremos algunos ejemplos.

En salud pública:

Frecuencia cardíaca, presión arterial, niveles de azúcar, hormonas, etc. La cantidad de datos generados por las máquinas que monitorean a pacientes en clínicas y otras instituciones de salud, es un gran ejemplo del manejo de la información en cantidades masivas. Recopilando esta información, los científicos y expertos en informática, por ejemplo, del Ministerio de Salud en Chile, podrán tener a su disposición una gran cantidad de material de estudio, que facilita su investigación, ayudando al posterior desarrollo de nuevas y mejores soluciones médicas. Además, los expertos del Ministerio, buscan optimizar los recursos y la gestión por medio del Big Data, creando un sistema de salud más colaborativo y de mejor acceso para los pacientes y médicos, conectando no sólo los datos biométricos, sino que los de atención de sus pacientes. Se espera que esta información también abra las puertas de la medicina personalizada, es decir, crear tratamientos específicos para cada persona.

En transporte y urbanismo:

Cada día más personas utilizan herramientas como Waze para guiarse a través de la ruta: usando datos provenientes de cientos y miles de otros usuarios en tiempo real, es posible analizar y ofrecer las rutas más cortas o evitar problemas en el camino. Esto, sumado a otras fuentes de datos como información meteorológica, permite tener una buena experiencia de manejo ayudado por la información generada por los conductores y manejada por los sistemas de análisis de Big Data. Si bien estos sistemas pueden ser muy simples de usar, requieren de una alta cantidad de procesamiento por parte de sus servidores. Cabe destacar que el Big Data ya cumple una parte importante de funcionamiento del transporte público en Santiago.

En deportes:

En su afición por llevar su rendimiento al límite, muchos deportistas de élite utilizan sensores y dispositivos para mantener información actualizada sobre su desempeño físico. Raquetas, palos de golf, zapatillas o pulseras ahora permiten generar una gran cantidad de datos sobre nuestro cuerpo, los que pueden usarse en beneficio propio al tener acceso a información completa del comportamiento del cuerpo frente al ejercicio, alimentación y las horas de descanso. Considerando el impacto que tiene el fútbol en países como Chile, ya se está hablando sobre las primeras formas de integrarlo a la escena local. En el espectro global es una herramienta cada vez más usada para estas prácticas, incluyendo equipos como el Real Madrid.

En marketing:

Por lejos una de las ramas más beneficiadas con los beneficios del Big Data, la industria del marketing permite recopilar inmensas cantidades de datos sobre variables demográficas, productos, competencia, preferencias y comportamiento. Utilizando esta información pueden generar campañas especializadas en un nicho o conocer las prácticas exitosas frente a nuevos mercados, entendiendo mejor a los clientes y creando publicidad más efectiva, como ha indicado el informe de Tendencias en Retail Chileno 2016 de la Cámara de Comercio de Santiago.

Queda claro que los beneficios del Big Data en Chile van en aumento: la creciente digitalización de nuestra vida nos permitirá tomar decisiones cada vez más informadas y personalizadas, para poder disfrutar mejor el futuro gracias al uso inteligente de la información