Carlos Jerez, Desarrollador Interno de Sistemas Informáticos: Un bombero de tomo y lomo

Carlos Jerez, Desarrollador Interno de Sistemas Informáticos: Un bombero de tomo y lomo

carlos-jerez-bombero-bomba-espana
El destino estaba escrito para él, ser bombero era algo que llevaba en la sangre y no se equivocó, actualmente lleva 12 años como voluntario en la institución y sabe que esta opción lo acompañará toda la vida, porque para él no existe nada mejor que poder ayudar a la comunidad en momentos complejos, sin esperar nada a cambio.

Desde pequeño cuando veía a su papá correr con el uniforme de bombero a una emergencia, Carlos Jerez sabía que seguiría el mismo camino y no se equivocó, porque este oriundo de Talcahuano, viene de una familia bomberil que le trasmitió toda la pasión y amor por este voluntariado.

Carlos, Desarrollador Interno de Sistemas Informáticos, lleva 1 año y medio junto a nosotros en Kibernum y 12 como bombero, con tan sólo 10 años se transformó en el cadete más pequeño de su compañía. Actualmente en Santiago es voluntario de la Décima Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago “Bomba España”, además esta como ayudante de comandancia, específicamente apoyando en dejar en servicio el carro de comando de incidentes.

“Al ser ingeniero, también pongo mi profesión al servicio de la comunidad, por eso estoy ayudando a colocar nuevamente en marcha este carro que es fundamental para enfrentar las emergencias varias, estoy configurando todo lo que son los temas computacionales, para lograr dejar en servicio el sistema de despacho de carros, planos, entre otras cosas”, comenta.

Para Carlos todas las emergencias son distintas y dejan algo, quizás la más emocionante que recuerde es cuando salvó la casa de un humilde anciano. “Era un incendio en un pastizal, el viento era muy fuerte y cuando llegamos ya amenazaba la casa de este abuelito, así que no lo pensamos dos veces y nos bajamos del carro junto a mis compañeros a salvar la casa, el fuego rozó la vivienda pero no la quemó, cuando nos volteamos a ver al caballero, él estaba arrodillado abrazando sus gallinas y sólo dando las gracias”,  recuerda

En kibernum apoyan su voluntariado y cada vez que su trabajo se lo permite sale ayudar en emergencias cercanas. “Ser bombero me ha servido en todo acá en kibernum, principalmente en la disciplina impartida, eso me ha hecho ser muy disciplinado en mi trabajo seguir los conductos regulares, además de calidad de vida que trato de transmitir a mis compañeros”.

Para sus compañeros  Carlos, se ha transformado  como la central de informaciones, ya que está constantemente diciéndoles que es lo que sucede cerca de sus hogares o en sus trayectos hacia el trabajo. “a mis compañeros les llama la atención que sea bombero y es parte de las tallas diarias,  siempre me preguntan cuándo pasa algo, si tengo alguna información de lo que sucedió, generalmente cerca de sus casas, y cuando se que esta ocurriendo algo cerca les aviso”, dice.

Aunque lleva una vida un poco ajetreada, la que divide entre su trabajo, familia y el mundo bomberil, Carlos tiene claro que su voluntariado lo acompañará toda la vida, “ser bombero es un trabajo sacrificado y que se debe compatibilizar con la vida diaria, pero es algo que me apasiona, poder ayudar a las personas y entregar mi servicios a la comunidad es algo que nunca podría dejar de ser”, expresa.